sábado, 21 de marzo de 2015

Una despedida especial

Lo prometido era deuda

Tal y comenté en mi última entrada, tenía algo pendiente con mi grupo ya que no me sentía del todo satisfecha de haberme despedido el día del examen. Siguiendo la conocida frase " el que algo quiere, algo le cuesta; quien lo sigue, lo consigue", tras unos duros días en el trabajo, echando horas de más, pude salir el miércoles e ir a entregarles sus exámenes, comentarles sus respectivas notas siguiendo la rúbrica que había establecido, resolver sus dudas y despedirme de todos ellos.
Nada más entrar a clase, todos se sobresaltaron, saludándome alegremente, preguntándome si volvía a darles clase, pidiendo que me quedase. Tras revisar todos su examen, me dispuse a despedirme, agradecerles su constancia y trabajo y desearle todo lo mejor para esos deseos de futuro que muchos me habían mencionado. Fue entonces cuando se levantaron hacía mí, me abrazaron y me pidieron echarme una foto de recuerdo con todos ello (ver abajo). Con forme recogía mis pertenencias y me disponía a abandonar el aula, todos aplaudieron intensamente, aplausos que aún tengo presentes, y me gritaron: " No te olvides de nosotros", con una sonrisa de oreja a oreja y ojos medio vidriosos cerré la puerta y me fui.  La experiencia fue inolvidable y por supuesto que nunca quedaran en el olvido Es increíble como en tan poco tiempo se les coge un afecto y cariño especial, hasta los voy a echar de menos.  Precisos momentos que han quedado grabados en mis retinas y no olvidaré.
Con esta entrada, me despido de momento.

Foto  de despedida con mi grupo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario